lunes 6 diciembre, 2021

Artículo

Turismo en tiempos de pandemia: nuevos desafíos para la política pública

En las últimas décadas, el turismo ha sido un pilar fundamental de la economía costarricense. Antes de la pandemia, este sector significaba alrededor de 5% del PIB, muy por encima de otras actividades generadoras de divisas como la producción de instrumentos y suministros médicos (1,8%) y banano (1,1%). Sumado a lo anterior, el turismo ha sido un importante generador de empleo: de acuerdo con el BCCR se estima que para el 2016 existían alrededor de 200.000 puestos de trabajo en este sector (BCCR, 2018).

Con el inicio de la pandemia de covid-19 en el 2020, la actividad turística sufre uno de los golpes productivos más fuertes en la historia. Gran parte de la afectación inicial se debió al cierre de fronteras, que limitó el ingreso de personas extranjeras al país y la movilidad de nacionales a sitios de recreo. Posteriormente, con la reapertura y el avance en la vacunación, se observa desde finales del 2020 una recuperación del sector, aunque el dinamismo aún es moderado.

En términos generales, el turismo tiene dos características que representan desafíos sanitarios durante tiempos de pandemia: 1) entrada al país de turistas, sin control sobre aquellas personas que podrían estar infectadas y 2) múltiples contactos interpersonales y aglomeraciones que propician la propagación del virus. Este contexto plantea uno de los principales retos que enfrenta actualmente la política pública: ¿cómo generar un balance entre la reactivación de este sector y mantener el control de la pandemia en el país?

Uno de los efectos inmediatos al inicio de la pandemia fue la drástica caída en la entrada de turistas internacionales a Costa Rica. Entre febrero y abril del 2020, la cantidad de personas extranjeras que ingresaron mensualmente al país pasó de 341.008 a 3.803 (gráfico 1). Desde finales del segundo semestre de ese año, con las aperturas de fronteras, se observa una lenta recuperación en las llegadas internacionales. En el 2020, ingresaron 1.011.912 turistas internacionales; sin embargo, esta cifra equivale a la tercera parte del total recibido durante el 2019 (3.193.008).

En el 2020, los servicios de comida y alojamiento sufrieron una contracción de su producción de un -45%, esta es una cifra histórica que se encuentra entre las caídas más fuertes de toda la economía nacional. De hecho, la contracción productiva que experimentó Costa Rica en el 2020 no fue igual en todo el país y afectó significativamente a ciertas zonas, entre las cuales están las más turísticas y costeras. El Informe Estado de la Nación 2021 analiza la variación en el número de patentes municipales (como aproximación a la actividad económica regional) e identifica que la región Chorotega, una de las que muestran mayor dependencia de dicha actividad, fue la más afectada por la pandemia, con una contracción de -12% en las patentes municipales (Brenes Bonilla, L., et al, 2021).

Aunque para mediados del 2021, en promedio, la economía superó el nivel de producción prepandemia, esta recuperación ha sido asimétrica y profundiza aún más las desigualdades del país. El gráfico 2 muestra el Índice Mensual de Actividades Económicas (IMAE) en cinco sectores seleccionados, en el cual la línea horizontal (100) muestra el nivel de producción que tenían en enero del 2020 (prepandemia). Los servicios de alojamiento y comida, como hoteles y restaurantes, han tenido el proceso de recuperación más lento y aún se encuentran muy por debajo de los niveles que tenían antes de que iniciara la pandemia. Como plantea el Informe Estado de la Nación 2021, no se puede hablar de la pandemia en pasado (PEN, 2021), algunos sectores de la población aún batallan con múltiples obstáculos y limitaciones para superar el golpe económico del 2020.

 

 

Con este marco, es claro que el país requiere de políticas de desarrollo productivo para el turismo con enfoque territorial, pero que además consideren el control de los contagios del covid-19 dentro del proceso de reactivación. Los destinos turísticos destacan por tener, en términos generales, mayores diagnósticos (casos positivos) por covid-19, especialmente durante temporadas de alta visitación.

Para analizar con mayor detalle los casos confirmados por covid-19 dentro del territorio, Rosero Bixby y Jiménez Fontana (2021) estudiaron la incidencia relativa de esta enfermedad. La incidencia relativa indica el grado en que grupos particulares de distritos están por encima o por debajo del número de contagios que es de esperarse dadas sus características demográficas, geográficas, económicas, sociales, entre otras. Entre noviembre del 2020 y enero del 2021, la incidencia relativa de covid-19 en comunidades turísticas1/ fue de 1,2. Esto significa que, en lugares como Tamarindo, Sámara, Santa Teresa, Jacó, Manuel Antonio o La Fortuna, se estaban diagnosticando 20% más casos de lo esperado. Con el inicio de la Semana Santa en el 2021, temporada de alta visitación, la incidencia relativa del covid-19 en estos distritos con alta dependencia del turismo aumentó a 2,7 (gráfico 3). En otras palabras, en ese momento se estaban diagnosticando casi tres veces más casos de covid-19 de lo esperado (Rosero Bixby y Jiménez Fontana, 2021).

Es importante considerar que las zonas turísticas no solo se caracterizan por la visitación de personas extranjeras, sino también por la alta afluencia de nacionales. Con el acelerado aumento de diagnósticos de covid-19 durante y después de Semana Santa del 2021, se inició la cuarta ola pandémica que alcanzó su pico en mayo de este mismo año.

Costa Rica se acerca al inicio de una nueva temporada alta del turismo en el 2021. Esta será de gran relevancia en términos productivos y de empleo para muchos hogares y pequeñas empresas que aún no se recuperan del golpe inicial de la pandemia. En tiempos de pandemia, es importante recordar que la salud de la población es una condición necesaria para el crecimiento económico. Dado lo anterior, las políticas de reactivación y desarrollo del sector turístico deben considerar controles para evitar la propagación del virus y el ingreso de personas infectadas al país. Las medidas que se implementen en materia epidemiológica serán determinantes en el sendero de recuperación del turismo y en la forma en como el país enfrente nuevas olas del covid-19.

 

Notas

1/ Para identificar los distritos con alta dependencia turística se identificaron aquellos que tenían un 25% o más de la población económicamente activa ocupada en actividades de hospedaje y servicios de comida. Específicamente se incluyeron: Bahía Ballena (Osa), Belén (Carrillo), Cabo Velas (Santa Cruz), Cahuita (Talamanca), Cartagena (Santa Cruz), Colorado (Pococí), Cóbano (Puntarenas), Fortuna (San Carlos), Jacó (Garabito), Monte Verde (Puntarenas), Nosara (Nicoya), Puerto Carrillo (Hojancha), Quepos (Aguirre), Sardinal (Carrillo), Sámara (Nicoya), Tamarindo (Santa Cruz), Tempate (Santa Cruz), Toro Amarillo (Valverde Vega), Tárcoles (Garabito).

 

Bibliografía

Brenes Bonilla, L.; Gómez Meléndez, A.; Bermúdez Mesen L. y Jiménez Obando, D. 2021. El emprendimiento empresarial cantonal en Costa Rica antes y durante la pandemia COVID-19: Análisis comparativo de las patentes municipales. Ponencia preparada para el Informe Estado de la Nación 2021. San José: PEN, Conare.

Jiménez Fontana, P., Villamichel, P., Meneses, K., Brenes Bonilla, L., Córdova, G., Arce, L., Gómez Meléndez, A., Bermúdez Mesén, L., y Jiménez Obando, D.2021. “Balance en Oportunidades, Estabilidad y Solvencia Económicas”. En www.estadonacion.or.cr

PEN. 2021. Informe Estado de la Nación 2021 en Desarrollo Humano Sostenible. San José: Programa Estado de la Nación, Conare.

Rosero Bixby, L. y Jiménez Fontana, P. Crónica de la pandemia de covid-19 en Costa Rica. Aporte Especial preparado para el Informe Estado de la Nación 2021. San José: PEN, Conare.

Jiménez Fontana Pamela

Autor:

Jiménez Fontana Pamela

Lectores críticos

Morales Aguilar Natalia, Merino Trejos Leonardo y Rosero Bixby Luis

Temas en este artículo

políticas públicas turismo COVID19 pandemia