jueves 13 junio, 2019

Artículo

La demografía ofrece una oportunidad única a la educación costarricense

El cambio en la estructura por edades de la población genera desafíos y oportunidades para la economía, especialmente para la institucionalidad costarricense.  La manera en como se enfrenta este proceso de cambio es determinante para aprovechar los periodos de bonanza y disminuir el impacto negativo del cambio demográfico.

En 1950, la población adulta mayor representaba solo el 4% del total, actualmente este grupo significa un 8% de la población, y se espera que en el 2070 alcancen un 28% (gráfico 1). Este proceso de envejecimiento poblacional plantea retos para las instituciones. Por ejemplo, en la segunda mitad del siglo XX, las demandas en salud estaban concentradas en la atención de enfermedades infecciosas, mientras que actualmente el mayor peso de la atención es hacia enfermedades crónicas y degenerativas. Afortunadamente, la demografía es en gran medida previsible, por lo que se pueden anticipar las tendencias poblacionales de las próximas décadas[i].

Una forma de estimar el impacto económico de la demografía es mediante la relación entre la población que aporta al financiamiento del Estado con impuestos y cargas sociales, respecto a la población que demanda servicios públicos. Esta relación varía con el tiempo, producto del cambio en la estructura por edades de la población. A partir de esta metodología se pueden analizar los desafíos y oportunidades del cambio demográfico. Para simplificar los resultados, en este Blog se simboliza con un semáforo las implicaciones actuales del cambio demográfico para las finanzas del Estado, según se detalla a continuación:

cuadro.jpg

Las pensiones se encuentran en la situación más crítica. El acelerado proceso de envejecimiento ha generado que, dado el régimen actual de pensiones, desde 1990 crezcan más rápidamente las demandas en pensiones respecto al financiamiento.

En el sector salud, desde 2015 se enfrentan desafíos demográficos. El rápido cambio en el perfil epidemiológico implica cambios en los servicios de atención, al mismo tiempo que se desacelera el crecimiento de la población que financia con cargas sociales estos servicios (Rosero-Bixby y Jiménez-Fontana, 2019).

Por su parte, en el sector educación la demografía brinda una oportunidad única para el Estado. La baja en la fecundidad reduce el número de niños y niñas en las aulas, y por lo tanto disminuyen las presiones fiscales. Lo anterior se traduce en una oportunidad para mejorar la calidad de la educación costarricense, y por ende, alcanzar mayores niveles de productividad y crecimiento económico. Además, esto también significa preparar a las futuras generaciones para la cuarta revolución industrial.

La oportunidad para el sector educación es potencial, y depende de que el país implemente las políticas adecuadas en preescolar, primaria, secundaria, colegios técnicos, y universidades. Entre las opciones de política se puede mencionar la importancia de mejorar la infraestructura de las escuelas, el acceso a la tecnología, y la calidad profesional docente (PEN, 2017).

Realizar recortes en educación para solventar parcialmente las dificultades financieras que enfrentan las pensiones y el sector salud, no resuelven los problemas estructurales que enfrenta la seguridad social, y además implica desaprovechar una oportunidad para mejorar la educación.

Necesitamos que las niñas y niños de hoy logren alcanzar niveles educativos mucho más elevados que los actuales, dado que en gran medida sobre ellas y ellos recae sostener fiscalmente a la generación de adultos mayores más grande de la historia de Costa Rica.

Bibliografía:

Jiménez-Fontana, P. y Rosero-Bixby, L. 2017. Cambio demográfico y transferencias generacionales en Costa Rica. Ponencia preparada para el Informe Estado de la Nación 2017. San José: PEN.

PEN. 2017. Informe Estado de la Nación 2017 en Desarrollo Humano Sostenible. San José: Programa Estado de la Nación.

____. 2017. Sexto Informe Estado de la Educación. San José: Programa Estado de la Nación.

Rosero-Bixby, L. y Jiménez-Fontana, P. 2019. Ciclo Económico Vital y Bonos Demográficos en Costa Rica. Documento de trabajo.

 __________________________

[i] Los principales eventos que pueden afectar las tendencias demográficas son: guerras, éxodos migratorios, o epidemias.

[ii] Las estimaciones consideran el ciclo económico vital, el cual se estima según los perfiles de ingreso laboral y consumo. Esta metodología ha sido desarrollada con detalle por la red de economía generacional National Transfer Accounts. En Costa Rica, las estimaciones han estado a cargo del Centro Centroamericano de Población.

Jiménez Fontana Pamela

Autor:

Jiménez Fontana Pamela