sábado 1 septiembre, 2018

Artículo

Efectos de la transición demográfica sobre la matrícula en el sistema educativo: breve reflexión a partir del habitante 5 millones

Varias ediciones del Informe Estado de la Educación han señalado la importancia de prestar atención a los efectos de la transición demográfica sobre el sistema educativo. Uno de esos impactos es la reducción de la matrícula en algunos niveles como consecuencia de una menor cantidad de niños en edad de asistir a la educación.

 

Dicho fenómeno no ocurre de manera similar en las direcciones regionales educativas. En el periodo 2010-2018, algunas como Santa Cruz, Aguirre, San Carlos y Peninsular tuvieron un crecimiento o recuperación en la matrícula de primaria. Otras como Desamparados, San José Central, Cartago y San José Norte más bien presentan caídas que superan a los 3.800 estudiantes en el mismo periodo.

 

Visto por centro educativo, de las 3.692 escuelas públicas que registran información en 2010 y 2018, un 65% presentan reducciones de la matrícula en esos años y en una tercera parte del total de las escuelas las caídas son mayores al 25%.

En el mapa anterior se aprecia un predominio de las escuelas que en 2010 tenían menos de 90 estudiantes. Sin embargo, como era de esperar, la reducción de la matricula fue mayor en las escuelas de 90 estudiantes o más (puntos rosados y naranjas) donde la diminución supera los 49.000 estudiantes versus los 16.210 en escuelas de menos de 90 estudiantes (puntos azules).

El análisis también indica que los efectos sobre la matrícula del proceso de transición demográfica no han terminado (Gráfico 2). De acuerdo con las estimaciones y proyecciones del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) y el Centro Centroamericano de Población de la Universidad de Costa Rica (CCP-UCR), en 2018, año en el cual la población de Costa Rica alcanzó los cinco millones de habitantes se estima que la población de 6 a 11 años (rango de edad oficial para primero y segundo ciclos) es de 445.143 niños equivalente a un 8,9% del total; 57 mil niños menos si se compara con el año 2000.

Aunque en los próximos cinco años se estima un leve crecimiento en la cantidad de población, cuando nuestro habitante 5 millones asista a la escuela en 2024, iniciará un fuerte descenso en la cantidad de población en edad de asistir a ese nivel. Esta situación podría ocasionar como en años anteriores cierre de instituciones por falta de alumnos, traslados de personal y cambios en los requerimientos de los recursos humanos en algunas zonas del país (PEN, 2013). Las repercusiones no solo se dan en primaria, el gráfico 2 refleja cómo la población en edad de asistir a preescolar, secundaria o educación superior también disminuirá al pasar los años.

 

Murillo Delgado Dagoberto

Autor:

Murillo Delgado Dagoberto