martes 30 junio, 2020

Artículo

Covid-19 y desastres: un verdadero tsunami para al menos diez cantones

Las emergencias son un desafío que el país enfrente cotidianamente. En el contexto actual de pandemia, esta situación podría golpear por partida doble varias zonas del territorio nacional. Con el inicio de las lluvias, algunos cantones sufrirán desastres derivados de eventos hidrometeorológicos tales como deslizamientos, inundaciones, vendavales y otros, que afectarán las viviendas, la producción e incluso causarán la pérdida de vidas humanas. A lo anterior se suma hoy un tipo de emergencia desconocida para Costa Rica debido al covid-19, que llevará a afrontar un escenario inédito de amenazas, usualmente bajo condiciones sociales, económicas, laborales e institucionales que pueden empeorar el impacto que ese panorama actual agrega al escenario de desastres ya conocido, y de por sí grave[1].

En el área epidemiológica, al viernes 26 de junio del 2020 el Ministerio de Salud registra 26 cantones con más de 30 casos totales positivos por covid-19 (acumulado). Aunque sería ilustrativo relativizar la cifra según cantidad de población, en este tema los números absolutos importan: se trata de personas concretas, y las autoridades han insistido en que una preocupación es la posible saturación del sistema de salud para atenderlas y evitar todas las muertes posibles. Siete municipios acaparan el 46,5% de los casos: San José, San Carlos, Alajuela, Desamparados, Heredia, San Ramón y Alajuelita.

En materia de desastres, 18 cantones[2] han sido calificados por el Programa Estado de la Nación (PEN) como de alta incidencia[3] , a partir de veinte años de registro de eventos de la base de datos DesInventar (1998-2018; ver www.dcifra.cr). Por el número de reportes anuales en lluvias, deslizamientos, inundaciones y otros, Desamparados es el municipio del país más impactado, especialmente por pequeños y medianos eventos que, aunque no siempre aparecen en las noticias, son constantes y afectan viviendas, actividades y población.

Considerando el traslape entre ambos tipos de emergencia[4], se encontró que 10 de los 18 cantones con alta incidencia de desastres coinciden con aquellos de mayor presencia del covid-19 (entre los 26 que reportan más de 30 casos positivos). Estos son Desamparados, Alajuela, San José, Puntarenas, Cartago, San Carlos, Aserrí, Pococí, Limón y La Unión. Incluso, 4 de los 7 municipios con más casos de covid-19 están entre los de mayor número de eventos hidrometeorológicos: San José, San Carlos, Alajuela y Desamparados.

En el mapa vemos los cantones clasificados según su número de casos positivos acumulados por covid-19, y se resaltan los diez que coinciden con los de alto nivel de incidencia por desastres. Entre ellos Desamparados, el de mayor número de desastres y cuarto lugar en casos de covid-19. San José (cantón central), tercero en desastres y primer lugar en número de contagios registrados, recientemente varios en el distrito de Pavas y con diversos puntos bajo alerta naranja. Y San Carlos, segundo municipio con más casos registrados, y octavo en número de desastres en los últimos veinte años.

Aunque estos tipos de emergencia no se explican por los mismos factores ni su abordaje es necesariamente igual, sí se identifican condiciones estructurales compartidas en varios cantones. Alta densidad poblacional en algunos casos, problemas de vivienda y hacinamiento, pobreza, informalidad, malas condiciones laborales, desorden territorial, cambios de uso del suelo y actividades productivas que no dan prioridad a la reducción de riesgos -tanto ambientales como de su población trabajadora-. Todos estos aspectos (algunos de ellos analizados en otros blogs publicados este año por el PEN en https://estadonacion.or.cr/blog/) pueden favorecer tanto el alto impacto de los desastres como la expansión de los contagios, en poblaciones que tienen limitadas capacidades para el confinamiento, derivadas de su situación socioeconómica, de vivienda y de trabajo.

Los territorios enfrentan múltiples y complejas amenazas que se sobreponen y concatenan. Los eventos comentados reconfiguran las condiciones de vulnerabilidad, acentuando los escenarios de riesgo. Tanto el covid-19 como la temporada de lluvias pueden generar pérdidas conjuntas en vidas, salud, empleo y economía, que afectarán de manera diferenciadas los territorios. Para esto, es central que el diseño de las políticas públicas considere lo particular de las regiones y los cantones específicos, a partir de datos, tanto para atender la situación actual como para anticipar y abordar lo que viene después.

 

Fuentes y créditos:

Gómez-Campos (2020). Covid y riesgos de desastres por cantón. Prueba de hipótesis. PEN.

González, V. (2020) Mapa: Cantidad de casos acumulados de covid-19, por cantón, y traslape entre los de alto nivel de incidencia por desastres y alto número de casos por covid-19. PEN. San José: PEN.

Observatorio Geográfico en Salud UNED y Ministerio de Salud (2020). Datos de casos positivos por covid-19 acumulados por cantón, al viernes 26 de junio de 2020.

PEN (2019) Dcifra tu cantón. Datos de eventos hidrometeorológicos 1998-2018 a partir de DesInventar. www.dcifra.cr.

Las pruebas estadísticas fueron realizadas por Steffan Gómez-Campos, con apoyo de Rafael Segura. Se agradece el apoyo de Diana Camacho en la actualización, ordenamiento y revisión de los datos. También los comentarios y sugerencias de Alice Brenes, Karen Chacón, María Estelí Jarquín, Marisol Guzmán, Steffan Gómez-Campos, Esteban Durán, Jorge Vargas-Cullell y Vera Brenes.

_________

[1] Este tema está siendo analizado con mayor profundidad para el Informe Estado de la Nación 2020.

[2] De mayor a menor número de eventos registrados entre 1998 y 2018, estos son: Desamparados, Alajuela, San José, Puntarenas, Golfito, Cartago, Osa, San Carlos, Aserrí, Corredores, Pérez Zeledón, Quepos, Pococí, Turrialba, Limón, La Unión, Santa Cruz y Puriscal.

[3] Frecuencia alta: la frecuencia absoluta de desastres se ubica entre los 259 y los 764. Para crear los rangos en cada una de las tres categorías se utiliza el método de “Cortes Naturales (Jenks)”. Las clases de cortes naturales están basadas en las agrupaciones naturales inherentes a los datos absolutos sobre desastres naturales en cada cantón del país. El método se basa en agrupar mejor los valores similares y maximizar las diferencias entre los grupos creados. Los límites quedan establecidos dónde hay diferencias considerables entre los valores de los datos. Tomado de: https://dcifra.cr/wp-content/uploads/2019/11/DCifra-Documento-Metodolo%CC%81gico.pdf

[4] Pruebas realizadas por la Mesa de Ciencias de Datos y Visualización del PEN encontraron que existe evidencia estadística para confirmar que la cantidad de casos por Covid-19 por cantón es significativamente distinta entre el grupo de municipios con alto nivel de incidencia de desastres, y aquellos que presentan baja incidencia, con resultados al 95% de confianza.

Merino Trejos Leonardo

Autor:

Merino Trejos Leonardo