viernes 7 febrero, 2020

Artículo

¿Cómo un partido con el 25% de los votos se queda con el 40% de los regidores?

Los mecanismos para convertir votos en regidores en los concejos municipales no son fáciles de explicar o de comprender, pues involucran una serie de pasos complejos. Debido a ello, normalmente se utilizan ejemplos para facilitar la comprensión de estos procedimientos y sus efectos en la representación política municipal.

Utilizando el caso del cantón de Sarchí, en la provincia de Alajuela, enseguida se describen los dos mecanismos empleados para designar a los 5 regidores de la localidad.

Primer mecanismo de asignación

El primer mecanismo es dividir la cantidad de votos válidos de todo el cantón entre el número de regidores a designar. A la cifra que se obtiene de esta operación se le llama cociente y constituye el primer umbral para que un partido político alcance regidores. Para “entrar” a la repartición de escaños en el concejo municipal los partidos políticos deben alcanzar como mínimo el subcociente, que corresponde a la mitad del cociente.

Al aplicar estos criterios en Sarchí, únicamente tres partidos se disputan los regidores: Alianza por Sarchí, Somos Sarchí y PUSC, y 5 quedan excluidos de dicha asignación.

Cociente = 7.199 ÷ 5 = 1.439               Subcociente = 1.439,8 ÷ 2 = 719

Si la cantidad de votos de un partido equivale a un cociente, obtendrá un regidor. Si esa cifra equivale a dos cocientes, obtendrá dos regidores y así sucesivamente.

En este caso los partidos Alianza por Sarchí, Somos Sarchí y PUSC, obtienen, cada uno, un regidor, para un total de 3 (ver tabla resumen). Una de las limitaciones de estas reglas es que no todos los regidores son designados y es necesario recurrir a un segundo paso. En el ejemplo de Sarchí quedan pendientes de asignar dos regidores.

Segundo mecanismo de asignación

En el segundo procedimiento se calcula, para cada partido, el residuo que resulta de restar los votos de cada agrupación y el cociente. Se ordenan de mayor a menor los partidos y se asignan los regidores restantes (2 en este ejemplo) en orden descendente. 

 

De acuerdo con estos resultados, ninguna agrupación política tiene mayoría (mitad más uno) de los regidores municipales en el concejo, por lo que deberán negociar apoyos de sus adversarios y construir coaliciones para gobernar. El caso de Sarchí, con tres partidos políticos representados, en un concejo municipal de 5 miembros, es uno de los más frecuentes en el país, e incluso en algunas comunidades la fragmentación política es aún mucho mayor, lo cual constituye el principal desafío de gobernabilidad a escala local.

Por último, las distorsiones que provocan estos mecanismos, que también se utilizan para nombrar diputados, ha llevado a sus críticos a señalar que estos procedimientos “magnifican la victoria de los ganadores y la derrota de los perdedores”, favoreciendo a los primeros y castigando a los segundos.

Como ejemplo, en la elección municipal de 1978 en Moravia se emitieron 9499 votos válidos. El cociente fue de 1.899 votos y el subcociente de 950 sufragios. En esta oportunidad el Partido Pueblo Unido obtuvo 962 votos (12 más que el subcociente), sin embargo su residuo de votos era inferior a los del PUSC y del PLN, por lo que con el 10% de la votación recibida no alcanzó siquiera una de las curules municipales en disputa. Por el contrario, en 2020 en Sarchí, la agrupación con el mayor porcentaje de votos obtuvo el 25%, lo cual equivaldría a un 40% de los regidores del concejo municipal.  

 

 

Alfaro Redondo Ronald

Autor:

Alfaro Redondo Ronald