jueves 22 agosto, 2019

Artículo

Alzar el vuelo: la portada del Séptimo Informe del Estado de la Educación

Las portadas de los Informes del Estado de la Educación son un recurso valioso para comunicar un mensaje clave y provocar una reflexión de fondo sobre la situación actual y futura de la educación en el país.

El Séptimo Informe tiene una particularidad, sale en un momento difícil: 2018 fue un año atípico cuyas secuelas se siguieron experimentando en el 2019 y hasta el momento. Con una situación fiscal complicada; una larga huelga que paralizó el proceso educativo y dejó un ambiente crispado entre los principales actores del sistema. Este ambiente ha facilitando la reemergencia de conflictos no resueltos y actitudes defensivas, reclamos y desconfianza entre dichos actores que, de no atenderse pronto, pueden convertirse en caldo de cultivo para situaciones de enfrentamiento recurrentes y perjudicar, de manera irreversible, el proceso educativo en su esencia.  

Las investigaciones que sustentan el Informe brindan información que, en el contexto actual, pueden contribuir a hacer un llamado a un diálogo  sereno y constructivo  que requerimos con urgencia, sobre los problemas de fondo que tenemos en educación.

Pero ¿cómo hacer ese llamado?  Lo primero es reconocer en qué situación estamos: si bien en los últimos 15 años hemos tenido logros importantes (alta inversión en educación, cambios en la oferta curricular; reducción de brechas de acceso y exclusión educativa entre otros) también es cierto que el país mantiene bajos resultados en materia de aprendizaje y logro educativo de los estudiantes. Este nuevo informe documenta una serie de frenos que impiden al país avanzar en la mejora educativa: tensiones entre cobertura y calidad en preescolar; falta de buenos cimientos en primaria; limitada aplicación de la reforma curricular; problemas en la formación inicial docente; complicada gobernanza del MEP y débiles procesos de innovación y regionalización en educación superior. A lo largo del tiempo, se fueron formando estructuras organizativas y estilos de gestión que en la práctica impiden gestionar, con mayor celeridad, los cambios que se requieren para fortalecer los logros y generar mejorar sustantivas. 

Frente a este panorama se desprende una conclusión importante: necesitamos cambiar el status quo, dar golpes de timón, porque defender el estado actual de las cosas es hipotecar el futuro. A partir de este argumento, nuestro diseñador gráfico reelaboró conceptualmente la idea que da origen a la portada, la cual muestra una jaula que representa ese status quo que hay que superar para enfocarnos en los nuevos retos. Un encierro que simboliza  también el bloqueo  conceptual de mantener prácticas y concepciones que no nos permiten avanzar.

Pero, lejos de ser pesimista la portada brinda a la vez un mensaje esperanzador por eso  también muestra un pájaro construido a partir de una hoja blanca, que simboliza la educación como forma de avance y desarrollo, esa herramienta que históricamente Costa Rica ha elegido para progresar y echar a volar proyectos y sueños en materia de desarrollo humano. Los renglones en blanco del pájaro nos invitan a dejar atrás las discusiones del encierro y concentrarnos en escribir las nuevas historias que nos demanda el futuro.

Las restricciones conceptuales de la jaula no han evitado que el pájaro siga creciendo, por lo que su dimensión es proporcionalmente mayor al tamaño del encierro. El ave ha logrado salir de la jaula (gracias a más recursos,  cambios en la oferta, más tecnologías y nuevas oportunidades), sin embargo aún no decide echar a volar: se muestra estática, confusa,  dubitativa. Una metáfora de la situación actual que el país vive. No obstante,  el pájaro sabe que debe tomar decisiones y avanzar (cambio, golpe de timón), porque al fondo hay una nube oscura que recuerda que hay  amenazas y consecuencias relacionadas con la inacción y la postergación.

El ingrediente más importante es tomar conciencia de que es posible reencontrarnos, dejar atrás las discusiones del encierro, alzar el vuelo. Ojalá esta propuesta de portada invite a los actores del sistema educativo nacional, y a todos los lectores del Informe, a generar esos cambios que hoy necesitamos.

Román Vega Isabel

Autor:

Román Vega Isabel