viernes 18 septiembre, 2020

Noticia

Presente y futuro de la educación pública universitaria se analizaron en foro virtual para el 20 aniversario de la Revista Espiga

Septiembre, 2020. La Coordinadora del Informe Estado de la Educación, Isabel Román Vega, participó como expositora en el foro virtual “Presente y futuro de la educación pública universitaria en Costa Rica”, organizado por la Revista Espiga en el marco de la celebración de su 20 aniversario.

La actividad se llevó a cabo el día jueves 10 de septiembre de 2020 a las 2:00 pm, por medio de la plataforma digital Zoom, y se transmitió en vivo por la radio-revista Onda UNED. Espiga es la revista científica científica de la Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Estatal a Distanca (UNED).

Durante el foro participaron como expositores: Isabel Román, Coordinadora del Informe Estado de la Educación; Rodrigo Arias, Rector de la UNED; y Leiner Vargas, Economista de la Universidad Nacional. Cada una de las personas expertas contó con 20 minutos para realizar su exposición, seguidos de 5 minutos para establecer un diálogo sobre lo presentado.

La primera intervención estuvo cargo de la experta del Informe Estado de la Educación, quien abordo 4 ejes de análisis principales: las aspiraciones nacionales sobre Educación Superior; el presente de este sistema; la disrupción y oportunidades en tiempos de pandemia y las nuevas formas de aprendizaje y gestión en el futuro.

Según Román, cualquier reflexión sobre el futuro de la Educación Superior debe tener en cuenta las aspiraciones nacionales en este ámbito, entre las que destacan: ofrecer formación pertinente y relevante para las necesidades del país que se adecue a los cambios del contexto nacional e internacional; generar una fuerza laboral de alta calidad que favorezca el desarrollo humano sostenible; desarrollar investigaciones científicas y tecnológicas para áreas estratégicas del desarrollo nacional; promover procesos para el mejoramiento de la calidad y  contribuir  a romper el circulo intergeneracional de la pobreza, entre otras.  La educación pública ha contribuido de manera clara a estas aspiraciones del país en el pasado y lo debe hacer también en el futuro.

El  segundo mensaje, fue la importancia de tener en cuenta las principales tendencias que muestra la Educación Superior en el país tales como: el estancamiento en cobertura universitaria, la poca diversificación, la necesidad de mayor innovación, y calidad que limitan las oportunidades de las personas y del país para enfrentar con éxito la cuarta revolución industrial.

El tercer mensaje es que existen diferentes y persistentes desafíos  que atender, tales como: una mayor oferta universitaria que no ha agregado mayor diversificación, la concentración de la oferta  en pocas áreas; los problemas con respecto a la oferta y cobertura en sedes regionales universitarias y  también los pocos avances en los niveles de  calidad y la acreditación de las carreras.

Con respecto al futuro de la educación, Román Vega afirmó que este llegó disfrazado de pandemia. Estamos en una  coyuntura que no solo ha traído altos niveles de desempleo y pérdidas de vida sino también centros educativos cerrados y exclusión educativa afectando la interacción docente-estudiante, que es la base  del sistema  educativo. Esta relación solo puede continuar por medio de la virtualidad, tema en el cual el país arrastra brechas importantes, tal y como lo evidencia el acceso desigual de los estudiantes a los medios tecnológicos, siendo que solo el 50% tiene acceso a internet de calidad.

También, la Coordinadora del Informe Estado de la Educación enfatizó sobre la respuesta que se debería dar frente a la pandemia. Es importante ofrecer nuevas oportunidades e innovar en la adversidad: actualizar y capacitar a los docentes en Tecnologías, mediación pedagógica y educación virtual; mejorar la infraestructura y conectividad, perder el temor a la tecnología para la enseñanza y aprendizaje, mejorar la interacción docentes-alumnos mediante un aprendizaje más significativo y retador, reducir costos del desplazamiento, ampliar el acceso de calidad, ofrecer oportunidades a quienes estudian y trabajan (life-long learning).

Seguidamente, Vargas, economista de la UNA, destacó la necesidad de reflexionar sobre algunos puntos relevantes en el tema: la calidad de la oferta académica en los distintos componentes, investigación, extensión, docencia en un nuevo marco regulatorio; el papel creciente de la tecnología, y sus implicaciones éticas, laborales y gestión de recursos; la crisis sanitaria y económica y sus posibles efectos en el funcionamiento de las universidades; la evolución del mercado de trabajo y sus implicaciones para la formación de personas en el futuro.

Por su parte, el Rector de la UNED señaló que ante la actual pandemia y su impacto, no es posible volver a la vida pasada; se debe aspirar a un sistema de educación superior equitativo, con oportunidades para toda la población, con una mayor diversificación, con un uso adecuado de la tecnología como una vía para cerrar brechas. Además, afirmó que la pandemia demostró que no se cuenta con la conectividad requerida, que los diferentes usuarios no están digitalizados para efectos laborales y educativos.

Al finalizar las tres exposiciones, las personas que virtualmente presenciaron el foro formularon una serie de consultas en torno a temas como: la eficiencia de la gestión universitaria, los desafíos de la calidad y educación en las universidades, los requerimientos de políticas públicas para mejorar el sistema educativo universitario, entre otros.

La realización de este foro virtual fue parte de una serie de actividades académicas que se estarán llevando a cabo para conmemorar los 20 años de la Revista Espiga, cuya creación fue aprobada por el Consejo de Rectoría (CONARE), en sesión Nº 1097-99, Artículo IV, celebrada el 5 de julio de 1999.

Brenes María Laura

Autor:

Brenes María Laura

Revisión

Isabel Román Vega

Temas en este artículo

Educación superior Universidades