viernes 31 julio, 2020

Noticia

PEN participa en Webinar convocado por LEAD University para analizar oportunidades que surgen del ingreso del país a la OCDE

Julio, 2020. LEAD University organizó un webinar, o conferencia en línea, por medio de la plataforma virtual Zoom, en el que el Director del Programa Estado de la Nación, Jorge Vargas Cullell, junto a un grupo de panelistas del sector político, académico, empresarial, compartieron opiniones sobre qué esperar y qué nuevas oportunidades surgen del ingreso de Costa Rica a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

La conferencia virtual se realizó el pasado 24 de julio, como parte de los Diálogos de Política Pública Post Ingreso de Costa Rica a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que LEAD University estará llevando a cabo a lo largo de varias semanas.

La moderación de la actividad estuvo a cargo de Tomás Dueñas, Vicepresidente de LEAD University, y Ex-Ministro de Comercio Exterior, quien agradeció en varias ocasiones la participación del grupo de panelistas. Además del Director del Programa Estado de la Nación, se contó con la participación de: Ana Lucía Delgado, y Silvia Hernández, Diputadas de la Asamblea Legislativa, y Alejandro Pignataro, Presidente del Consejo de Promoción de la Competitividad (CPC).

Durante su intervención en el foro, Vargas Cullell se refirió a la pregunta formulada al panel: ¿Tendrá la adhesión de Costa Rica  a la OCDE un impacto positivo para Costa Rica? El Director del PEN señaló en que en este momento no tiene una repuesta certera, porque se requiere que una evaluación que tenga una mirada retrospectiva, para lo que tiene que haber pasado un período relativamente largo para ver si la aguja se movió o no a favor.

Se sabe que hay efectos, por ejemplo, la aprobación de varios proyectos de ley, como el de fortalecimiento a la competencia, ajustes de la legislación para acatar estándares de combate a la corrupción, entre otros; pero que el movimiento de la aguja va a depender de tres factores: lo que se haga o se deje de hacer por el país en relación con las recomendaciones de la OCDE (la capacidad y voluntad de aprovechar las oportunidades que se abren); del complicado contexto internacional en el que se vive en estos momentos debido a la pandemia por Covid-19; y del interés que tengan los países que integran la OCDE en Costa Rica.

Con respecto a los malos y buenos usos de la integración del país a la OCDE, Vargas Cullell considera que si Costa Rica piensa que ya lo logró con solo entrar a la Organización, y, en consecuencia, asume un rol pasivo y no se toman iniciativas, los efectos positivos serán pocos.

Otro uso que también podría resultar negativo es caer en una idolatría de la Organización: asumir que lo que diga la OCDE es la última palabra de lo que hay que hacer. En contraste, piensa que la adhesión debe ser usada para ampliar el menú de la deliberación pública, para implementar buenas ideas. Para ello, es necesario que Costa Rica tenga una activa participación y promueva constantemente un proceso de aprendizaje y de diálogo. El país podría promover una agenda de discusión, emplear esta oportunidad como una herramienta de inteligencia para abrir nuevos nichos de mercado, apoyo a la diplomacia científica, y lograr aumentos en la productividad.

Por su parte, la Diputada Ana Lucía Delgado destacó que la admisión de Costa Rica al proceso de incorporación es una buena señal para los inversionistas, pero es solo el inicio del camino. Costa Rica tendrá grandes beneficios, pero también grandes desafíos, y deberá estar a la altura de otros países miembros, promoviendo el intercambio de recomendaciones para diseñar reformas, partiendo de las ineficiencias y problemas, pero teniendo en cuenta el horizonte de los estándares de la Organización.

Durante su participación, la legisladora Silvia Hernández, se refirió a tres puntos en particular: los cambios que implica la crisis sobre el debate del desarrollo que se está llevando a cabo, qué ha cambiado, y qué rol puede jugar la OCDE en todo este proceso de nuevo debate sobre el desarrollo económico y social; ¿cómo mejorar la productividad y competitividad , considerando lo importante que es contar con un régimen de competencia robusta; ¿cómo puede el país reactivar su protagonismo en el ámbito internacional, a partir de este proceso de adhesión?.

Alejandro Pignataro, Presidente del Consejo de Promoción de la Competitividad, enfatizó en la urgencia del trabajo en conjunto para alcanzar grandes transformaciones como país en los años venideros. Señaló que es importante tener en mente que el proceso de adhesión puede ser un gran catalizador para que Costa Rica realice otras reformas estructurales de gran repercusión que respaldan las prioridades de política pública nacional; y que además, se pueda impulsar el crecimiento, disminuir las desigualdades, fortalecer la lucha contra la corrupción, y aumentar la transparencia y eficiencia del gobierno.

La conferencia finalizó con una serie de preguntas realizadas al grupo de panelistas, por parte del público que observó la actividad vía Zoom, sobre temas relacionados con: los beneficios de la incorporación para el país, uso de las herramientas de la OCDE para el beneficio de Costa Rica, educación, competitividad y productividad, la relevancia de la información a la que se va a tener acceso al ingresar a la Organización.

Brenes Mata María

Autor:

Brenes Mata María

Temas en este artículo

Competitividad OCDE Costa Rica