lunes 7 marzo, 2022

Noticia

Nuevas dinámicas migratorias agudizan vulnerabilidad de personas migrantes de Centroamérica e implican múltiples retos para la protección de sus derechos humanos

Marzo, 2022.  El Programa Estado de la Nación (PEN) y Cristosal, organización que vela por los derechos humanos en Guatemala, El Salvador, Honduras, llevaron a cabo el conversatorio virtual: Nuevos flujos migratorios en Centroamérica: ¿Cómo mejorar la gestión regional para mitigar los riesgos y vulnerabilidad de las personas migrantes?

La actividad se realizó el pasado 23 de febrero, por medio de la plataforma Facebook Live del PEN y contó con la participación de personas expertas en materia de migraciones en la región centroamericana: Alberto Mora Román, coordinador de investigación del Informe Estado de la Región como moderador; Marisol Guzmán, investigadora del Informe Estado de la Región como expositora; y como panelistas: Sally Valladares, ex coordinadora del Observatorio de Migraciones Internacionales en Honduras; Luisa Nicolau, de la oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala; Jaime Rivas, director del Observatorio de Familia y de la Universidad Don Bosco en El Salvador y Oscar Chacón, director ejecutivo de Alianza Américas.

La señora Rina Monti, directora de investigación de Cristosal, dio la bienvenida a la actividad señalando que el tema de los flujos migratorios en la región centroamericana es un tema de especial importancia en la actual coyuntura, ya que solo en el año 2021 fueron detenidas en la frontera Sur de los Estados Unidos más de 700 mil personas migrantes de Guatemala, Honduras, El Salvador, quienes salieron huyendo de sus países por las múltiples razones, entre ellas la violencia, el crimen organizado, la corrupción política y la xenofobia. Además, destacó la urgencia de que la población presione a las autoridades para que se establezcan programas de atención y protección a las personas más vulnerables de Centroamérica.

El moderador de la actividad, el señor Alberto Mora Román, recordó que las migraciones han sido parte de la historia del mundo y desde hace muchas décadas las poblaciones en Centroamérica se han movilizado por distintas razones; no obstante, en los últimos años, se han visto cambios en las dinámicas migratorias como consecuencia del surgimiento de nuevas causas o la creciente relevancia que han cobrado en años recientes algunos factores que motivaron las migraciones en otras épocas. Es por ello que el conversatorio se propuso, con base en los rasgos principales de esas dinámicas que presenta el Sexto Informe Estado de la Región, discutir sobre los retos latentes para las personas migrantes y llamar la atención de los Estados y otros actores sociales y políticos para impulsar acciones que permitan mejorar la protección de sus derechos humanos y mejorar las condiciones actuales en las cuales se produce la movilidad.

La exposición “Nuevos flujos migratorios en Centroamérica” estuvo a cargo de la investigadora del Informe Estado de la Región, Marisol Guzmán, quien destacó que la magnitud y las características de los flujos de población han cambiado a lo largo del tiempo y que durante los últimos años algunos de los principales cambios experimentados tienen que ver con el aumento de niños, niñas y adolescentes no acompañados, mujeres, adultos mayores y personas gestantes, lo que hace más complejo el fenómeno.

Además, en países como Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua, se han agregado las violaciones a los derechos humanos, el desplazamiento forzado por razones de inseguridad y violencia social (maras, pandillas, crimen organizado), así como las migraciones masivas (conocidas como caravanas) y el retorno y deportación creciente de personas desde México y los Estados Unidos.

Posteriormente, las personas panelistas afirmaron que no existen avances en la protección de los derechos humanos de las personas migrantes.

La ex coordinadora del Observatorio de Migraciones Internacionales en Honduras, Sally Valladares, señaló que los derechos de las personas migrantes están hoy más amenazados ya que en los países de destino o de acogida ha aumentado la xenofobia y el sentido de solidaridad ya no se manifiesta de la misma manera que hace un tiempo atrás; aunado a los riesgos relacionados con el crimen organizado, la trata de personas, la situación de corrupción de las autoridades migratorias.

Por su parte, el señor Oscar Chacón, director ejecutivo de Alianza Américas, también recalcó que la migración forzada constituye una grave violación a los derechos humanos. En algunos países como los Estados Unidos, la expresión de políticas supremacistas de la población – según su criterio- deshumanizan a las personas migrantes. Pese a que ese país necesita más población extranjera, la demoniza debido a la carencia de una iniciativa política que reconozca los aportes e importancia de las migraciones para viabilizar la producción y diversos servicios.

Luisa Nicolau, de la oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala, señaló que las situaciones de pobreza extrema en los países de origen (Centroamérica) hacen que las personas se movilicen a otras naciones y es preocupante ver el incremento en mujeres y jóvenes en condiciones vulnerables y en general, la salida de personas en plena edad productiva. Asimismo, destacó la urgencia brindar a las personas migrantes asesoría legal y acompañamiento psico social para abordar el racismo y la exclusión.

El señor Jaime Rivas, director del Observatorio de Familia y de la Universidad Don Bosco en El Salvador, destacó que uno de los factores que podrían contribuir a mitigar las causas del desplazamiento forzado de las personas a otros países es el reconocimiento de esta problemática por parte de los Estados y mejorar la calidad de la información para determinar la magnitud real de la población afectada y darle una mayor visibilización a esta situación.

Para concluir el conversatorio, se reafirmó que para mitigar los riesgos y vulnerabilidad de las personas migrantes es necesario: crear alianzas entre el sector estatal, privado y sociedad civil; que los  nuevos gobiernos de la región implementen políticas con enfoque de integración social y de protección de los derechos humanos de las personas y para modificar las causas estructurales de la inseguridad, pobreza y exclusión que obligan a las personas a tener que abandonar sus familias y posesiones.

Si desea conocer más información sobre el tema: “Nuevas dinámicas migratorias en Centroamérica”, les invitamos a consultar el capítulo 12 del Sexto Informe Estado de la Región: https://bit.ly/3k8jenk.

 

Brenes Mata María

Autor:

Brenes Mata María

Revisado por:

Mora Román Alberto