lunes 1 enero, 2018

Visualización

Las diez peores trampas viales en Costa Rica y cómo no resolverlas

Contarle al país que hay presas y zonas intransitables, sería repetir un cuento ya conocido. Sin embargo, sobre qué hacer falta mucho por decir. En especial si más allá de una calle concreta, nos enfocamos en los enjambres urbanos en que no hay escapatoria por ningún lado. Visto con perspectiva territorial, estas zonas son fruto del crecimiento desordenado de las ciudades, un ineficiente diseño del transporte público y una creciente cantidad de vehículos particulares.

 

Cuando estas zonas nos atrapan, la frustración causa una fantasía: ¡si el Estado hiciera más calles…! Esto lleva la premisa de que el problema está en “los otros” y en “un mal gobierno”, y nunca en nosotros mismos, que vamos sentados solos en el carro causando presa, mientras pensamos en cómo queremos que alguien nos la resuelva.

 

 

Hoy podemos confirmar en cuáles zonas hay más congestionamientos, por primera vez con datos empíricos, y además hacer un ranking de las peores. Se trata de áreas de cerca de un kilómetro de diámetro, en que se concentran no una sino varias vías con atascos frecuentes. Gracias a una colaboración con el Departamento de Informática del MOPT1 , el Informe Estado de la Nación 2018 analizó la base de datos de la aplicación WAZE2 en su capítulo especial sobre transporte y movilidad. No es la fotografía de un día (disponible en cualquier momento en el celular), sino 20 millones de registros acumulados durante un año (2017), que permiten determinar dónde se concentran las presas, de qué tamaño son y a qué velocidad se recorren.

 

La primera figura muestra la ubicación de las presas en todo el país, y en rojo notamos que los puntos más graves se encuentran, como es de esperar, en la Gran Área Metropolitana.

 

Las siguientes figuras son las diez zonas con mayores presas reportadas, ubicadas según la cantidad de atascos y con los puntos más graves resaltados en rojo. Como se ve, no se trata de congestionamientos aislados, sino de áreas que se entraban por diversas vías a la vez. Son puntos neurálgicos de la red vial, en su mayoría en centros urbanos ubicados en San José centro, San Pedro, Alajuela centro, Zapote, Guadalupe, Heredia centro o Curridabat, Y también algunos puntos de paso que son entrada a este tipo de zonas, tales como Barrio México/Cinco Esquinas, rotonda Juan Pablo II y entrada de la Autopista General Cañas, y Paseo Colón/Sabana Este. Más adelante será interesante llevar esta fuente de información a otros niveles de análisis (por ejemplo: las peores calles, aquellas con mayores tiempos de retraso y otros).

 

Lo más relevante de este hallazgo sobre lo que podría ser obvio, es entender por qué la solución no está donde la mayoría cree. Estas zonas están en cantones densamente poblados, y aunque el punto específico no lo sea (el centro de San José, por ejemplo), lo cierto es que son calles de paso para gran cantidad de población. Cerca de un millón de personas se mueven al día de su municipio para trabajar en la GAM. Solo en los cantones centrales de San José, Heredia, Alajuela, Curridabat y Montes de Oca, casi 350.000 personas trabajan fuera de donde viven y pasan probablemente por estos puntos. Alguien que viaje de Curridabat a San José, por ejemplo, tiene un tiempo promedio de 45 minutos de viaje en horas pico, y usualmente no van a trabajar ahí, sino a moverse a otros puntos que le suman más tiempo (el promedio en hora pico es de 1,3 horas). Pero también se trata de zonas altamente construidas. El centro de San José tiene un 98% de su área ya urbanizada, y la mayoría de distritos involucrados tienen más del 80% (PEN, 2018; Sánchez, 2018a y 2018b). Es decir, pensar en grandes cambios de infraestructura vial es casi imposible en estos terrenos.

Si se sabe que por estos diez puntos seguirán moviéndose cientos de miles de personas diariamente, y que no es posible ampliar significativamente las carreteras, la apuesta realista, necesaria y urgente es otra: hay que sacar a la gente del automóvil, dar condiciones para la movilidad no motorizada y crear alternativas de transporte público masivo, interconectado y eficiente. Así no solo bajaremos los tiempos de viaje, sino las emisiones contaminantes, los altos costos económicos y la tensión que genera el panorama actual.

 

Referencias:

 

Durán, E y León, J. 2018. Análisis de las zonas de mayor congestión vial en el país, a partir de la base de datos de Waze 2017. Contribución especial realizada para el Informe Estado de la Nación 2018. San José: PEN.

 

PEN. 2018. Informe Estado de la Nación 2018. San José: Programa Estado de la Nación.

 

Sánchez, L. 2018a. Diagnóstico sobre la situación del transporte y la movilidad en Costa Rica. Ponencia preparada para el Informe Estado de la Nación 2018. San José: PEN.

 

Sánchez, L. 2018b. Situación del ordenamiento territorial en Costa Rica y caracterización del uso del territorio en la GAM. Ponencia preparada para el Informe Estado de la Nación 2018. San José: PEN.

Merino Trejos Leonardo

Autor:

Merino Trejos Leonardo