martes 2 junio, 2020

Noticia

Foro virtual analiza brecha educativa y digital en el contexto del Covid-19

Junio, 2020. La Coordinadora de investigación del Informe Estado de la Educación, Isabel Román, compartió sus conocimientos en un foro virtual, por medio de la plataforma “TEAMS”, sobre la brecha educativa y digital que afecta a la población estudiantil en el marco de la actual pandemia. Junto a Román,  Edgar Salgado, Coordinador de gestión curricular y evaluación académica de la Universidad San Marcos, y Rolando Pérez, investigador del Instituto de investigaciones psicológicas de la Universidad de Costa Rica, también analizaron este fenómeno desde una perspectiva social y psicológica.

La actividad virtual se llevó a cabo el día martes 2 de junio de 2020 a las 2:00 pm, y fue organizada por la Vicerrectoría de Extensión de la Universidad Nacional (UNA), en coordinación con el Instituto de Estudios Interdisciplinarios de la Niñez y la Adolescencia (INEINA) de dicho centro de educación superior.

El objetivo de este foro fue contribuir a la compresión y análisis del fenómeno de la brecha educativa y digital en el contexto de la pandemia, desde diferentes visiones: educativa, psicológica, y social.

La primera participación, como especialista en el área de educación, estuvo a cargo de Isabel Román, quien expuso sobre el tema: “Brechas que dificultan el aprendizaje durante la pandemia: desafío de la equidad educativa”.

Durante su intervención, Román señaló que ante la situación de emergencia que se vive por la pandemia, hay más de 1.200.000 estudiantes en sus casas, situación inédita que impone una serie de desafíos al sistema educativo. Por ejemplo, el estudiantado proveniente de los hogares más vulnerables y de escuelas públicas son quienes se encuentran en una situación de mayor desigualdad.

La primera brecha que la Coordinadora del Estado de la Educación mencionó corresponde a la que se da en los hogares. Los estudiantes que vienen de un hogar con un clima educativo bajo asisten a un centro público y se encuentran a cargo de personas adultas con apenas primaria completa o menos. Ante esta condición, reciben menos apoyo educativo en sus casas; y la falta de contacto regular con el profesorado no les permite compensar los niveles con respecto a otros estudiantes que si reciben apoyo en sus hogares.

La otra brecha es digital. Destacó diferencias importantes, relacionadas con el acceso a conectividad , necesaria para mantener una correcta educación a distancia. Entre las personas de 5 a 18 años que asisten a escuelas y colegios, y que viven en los hogares de mayor ingreso, el 80% tiene buena conexión a internet, mientras que entre los más pobres disminuye a solo el 37%. Para muchos estudiantes la conectividad se logra solo por el celular: entre los más pobres (1º quintil) el 48% solo accede al internet por el celular y un 10% no tiene ninguna conexión.

La tercera brecha señalada es que la mayoría de docentes a pesar de tener internet en sus hogares, más del 67% no utiliza los recursos tecnológicos para su propio desarrollo profesional. Finalmente,  destacó que los centros educativos poseen contextos muy variados; cuentan con diferentes horarios, modalidades, poblaciones estudiantiles, que acentúan las amplias desigualdades en el ámbito educativo. Lo que podría generar que en medio del contexto Covid-19, se incremente el porcentaje de exclusión estudiantil.

Por su parte, Edgar Salgado, Coordinador de gestión curricular y evaluación académica de la Universidad San Marcos, afirmó que en esta época de pandemia, las modalidades de educación no presenciales han venido creciendo y que no hubo tiempo de migrar a una modalidad de enseñanza totalmente efectiva. Señaló que sería importante asumir la digitalización educativa como una estrategia nacional, intensificar los esfuerzos para reducir la brecha digital, crear un sistema de recursos educativos abiertos, conocer la población estudiantil y planificar de acuerdo con sus necesidades

Desde su perspectiva, Rolando Pérez, investigador del Instituto de investigaciones psicológicas de la UCR, destacó la importancia de la mediación docente en el marco de la emergencia por Covid-19. En la práctica cotidiana, esta mediación es limitada y escasa para muchos sectores, en especial los niveles socioeconómicos más bajos. Con el uso de herramientas digitales, la mediación de una persona adulta evita un comportamiento de riesgo para el estudiante, ya que el uso de internet sin una guía puede ser perjudicial para el estudiantado.  

Al finalizar las presentaciones de las personas especialistas, los participantes del foro realizaron algunas consultas puntuales sobre temas como: el repensar del modelo educativo, la formación inicial docente, la falta de acceso a la conectividad en zonas rurales, entre otros.

Brenes María Laura

Autor:

Brenes María Laura